Gourmet

Jengibre, el sabor que transforma la cocina

138views

Como especia es un ingrediente usado desde tiempos remotos en la cocina. Pero, además, al jengibre se le atribuyen infinidad de propiedades medicinales. Te invitamos a descubrirlo más a fondo para que conozcas la gran riqueza de esta raíz de origen asiático.

La literatura sánscrita dejó testimonio de su uso hace ya más de 3000 años en el sur de China y en la India, y el pensador chino Confucio alababa sus virtudes en numerosos escritos recomendando su uso en cada comida pero con moderación, ya que, decía, podía recalentar el cuerpo

El jengibre fue igualmente utilizado desde el siglo XVIII para elaborar y aromatizar cerveza, aportando frescura y contraste al cereal y al amargo del lúpulo.

Su sabor posee algunas cualidades del zumo de limón, ese toque vivo y refrescante con notas, además, florales, cítricas, a madera y eucalipto, con un golpe picante algo efímero, como de pimienta. Este picante lo provocan los gingeroles, parientes químicos de la capsaicina del chile y de la piperina de la pimienta. Estos componentes picantes se alteran al secar y cocinar.

Si los secamos, las moléculas de gingerol pierden un pequeño grupo lateral de átomos y se transforman en shogaol, que pica el doble. Y si lo cocinamos, algunos gingeroles y shogaoles se transforman en zingerona, un picante sutil con aroma a especias dulces.

El jengibre es una especia muy utilizada en el continente asiático: en sopas, verduras, carnes blancas salteadas, pescados, mariscos, salsas o marinadas; en platos de pescado japoneses tipo sushi jugando un papel importante tras ser encurtido, ya que  limpia el paladar y prepara la boca para cambiar de sabor sin mezclas indeseadas; o para atemperar y maquillar sabores molestos en la carne y el pescado.

Y también en postres y galletas, aprovechando su armonía con infinidad de especias como el anís estrellado, el cardamomo o la bergamota al igual que con los cítricos, elementos que encajan con texturas y sabores cremosos y ayudan a formar un conjunto magnífico de sabor.

Añadido a un sofrito al que le aporta un golpe umami muy interesante para darle gusto a algún producto algo insípido como puede sucederle al tofu. Igualmente produce un gran placer añadirlo rallado a sobre un pescado hecho al vapor, por ejemplo, justo antes de volcar unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra bien caliente por encima y ayudar a que caramelice y desprenda todo su sabor.

Beneficios medicinales

Está considerado prácticamente una medicina por la cantidad de propiedades benéficas para. la salud.   También en cosmética es reconocida la capacidad del jengibre para mejorar el tono y la salud de la piel ya que disminuye las manchas y tiene un gran poder antioxidante, puede usarse como exfoliante y es muy relajante para masajes en forma de aceite.

De los muchos beneficios que se le atribuyen para la salud, estos son algunos de ellos:

  • Activa la circulación sanguínea, estimula el corazón y es anticoagulante
  • Ayuda a prevenir posibles problemas cardiovasculares, ya que cuenta con propiedades que inhiben la acumulación del colesterol malo en el hígado
  • Estimula las secreciones digestivas y el apetito, y ayuda en la absorción de los nutrientes. Evita malas digestiones.
  • Contribuye a prevenir el mareo y mitigar el dolor menstrual, sobre todo si se mastica fresco
  • Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario para combatir los virus y bacterias
  • Es ideal para mejorar resfriados, tos y gripe  porque facilita la secreción de las mucosas y ayuda a sudar en procesos febriles
  • Mejora los problemas reumáticos
  • Está muy recomendado contra cólicos flatulentos
  • Se usa para tratar problemas articulares

Cómo conservarlo

Cuando compres jengibre fresco, busca que tenga la piel lisa, sin arrugas y la carne firme. Consérvalo en la nevera -también se puede congelar- envuelto en papel de aluminio o egapack. Puede aguantar varios días en el frigorífico y varios meses en el congelador. Pela, ralla lo que necesites y vuelve a meterlo en frío. Otra manera de conservarlo es encurtido, que es, junto al wasabi, uno de los acompañamientos por excelencia del sushi, sashimi y otros platos de la cocina japonesa.

Si optas por el jengibre en polvo,  (ideal parea repostería) guárdalo en un frasco de cristal, cuidando que no le dé la luz. Compra poca cantidad para no se seque en exceso y pierda propiedades. No lo utilices después de 2 ó 3 meses.

Leave a Response