En Guerrero, el día jueves es típico disfrutar del pozole en sus diferentes estilos pero, de acuerdo a la tradición, este platillo ancestral va acompañado de un buen mezcal.

 

Es costumbre que los jueves se disfrute de una cazuela de pozole y de preferencia verde, elaborado con una pasta de semilla molida, tomate verde y epazote que le dará un mejor sabor.

El Jueves Pozolero se hizo muy tradicional en Chilpancingo ya que una señora conocida como “Docha”  empezó a elaborar el pozole verdeen uno de los tradicionales barrios de la capital, anteriormente se vendía el pozole blanco, pero era el sábado por la noche y los domingos por la mañana y con este pozole se hicieron tradicionales los jueves de pozole verde.

Es un símbolo de México comer pozole y más durante las fiestas patrias acompañado como aperitivo con su mezcal. Y si es un mezcal amarguito mucho mejor.

En Guerrero lo tradicional es el pozole blanco y verde, pero las cocineras van adecuándose y también se elabora el pozole de Camagua, que es frijol negro combinado con elote a punto de Camagua o a veces se puede elaborar con elote tierno y es una receta de rescate ancestral.

Una variante muy interesante del tradicional pozole mexicano es el pozole de camagua que combina el delicioso sabor del pozole con frijoles negros de la olla, dándonos un platillo extraordinario.

El pozole también va acompañado con su botana donde lleva chicharrón, tacos dorados, tostadas, chalupas, tamales, aguacate, chiles capones.

Pero dependiendo del gusto del cliente, algunos piden que en el pozole caliente se le ponga un huevo crudo y se mezcla. Mientras que otros comensales lo piden con sardina o verdura.